domingo, 30 de junio de 2013

Carrot Cake

Hola!!
Hace mucho tiempo que tenía ganas de cocinar el mítico Carrot Cake. Hará pocos meses lo empecé a ver en varios blogs. No os pasa a veces que parece que el universo se confabula para hacer aparecer ante vuestros ojos cosas que os apetecería hacer?, gente a la que hace mucho tiempo que no veis?... a mí me pasa... no sé, por ejemplo, de repente pienso en alguien a quien hace mucho que no veo y de golpe y porrazo me encuentro a dicha persona en la calle, o recordar una peli que me gusta y al poco la ponen en la TV! quizás son locuras mías, pero me pasan! Perdón por el rollo, a lo que iba, una de estas locuras me pasó con el Carrot Cake, pensé en hacerlo y empecé a ver muchos blogs que también lo habían hecho así que me lancé y este fue el resultado.
 


La receta la saqué del magnífico libro "Las recetas de la pastelería Hummingbird" (pag. 50)

Ingredientes
300 gramos de azúcar moreno
3 huevos
300 ml de aceite de girasol
300 gramos de harina
1 cucharadita de bicarbonato sódico
1 cucharadita de levadura en polvo
1 cucharadita de canela molida
1/2 cucharadita de jengibre molido
1/2 cucharadita de sal
1/4 cucharadita de extracto de vainilla
300 gramos de zanahoria rallada
100 gramos de nueces picadas


Preparación
Precalentar el horno a 170º.
Poner el azúcar, los huevos y el aceite en la KA o batidora de varillas y batir hasta que todos los ingredientes estén bien incorporados. Añadir poco a poco la harina, el bicarbonato, la canela, el jengibre, la sal y el extracto de vainilla, y seguir batiendo hasta que todo esté bien mezclado.
Mezclar a mano la preparación anterior con las zanahorias ralladas y las nueces picadas hasta que todo esté bien repartido.

Verter la mezcla en los moldes ya preparados (yo usé dos moldes de 25 cm, en la receta original pone que es para 3 moldes de 20 cm) y alisar con un cuchillo. Hornear unos 20-25 minutos. Dejar enfriar ligeramente en los moldes antes de colocarlos en una rejilla.

Una vez fríos ya se puede montar la tarta.

Glaseado de queso 
600 gramos de azúcar glass
100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
250 gramos de queso crema, frío (yo usé Mascarpone)

Batir el azúcar tamizado y la mantequilla a velocidad media-baja hasta que estén bien mezclados. Añadir el queso y seguir batiendo, una vez incorporado aumentar la velocidad. Batir hasta conseguir una textura esponjosa.

Para la decoración usé el glaseado de queso y unas pequeñas zanahorias que hice con fondant. Para terminar espolvoreé la tarta con canela.

Es una tarta muy rica aunque con un sabor especiado debido a la canela y el jengibre. A los no amantes de estas especias puede que no les acabe de gustar, como me pasó a mi con mi padre y mi pareja... Pero os animo a probarla porque es muy especial.






Que aproveche!!!